Skip to content

Nos arde LittlePadawan

La primera vez que LittlePadawan tuvo fiebre tenía dos meses. Llegó a superar los 40° y, aunque fuimos manteniendo la temperatura a raya sin necesidad de medicamentos, durante un par de días vivimos con un pie fuera de casa, listos para ir al hospital. Siguiendo las pautas de su pediatra, a la que adoramos, logramos superar, con bastante miedo, todo hay que decirlo, que aquel bebé chiquitín, nacido de 37 semanas, estuviera a punto de la combustión espontánea.

No lo sabíamos aún, pero aquello fue sólo el principio.

A LittlePadawan nunca le han dado unas decimillas de fiebre. Los 38° son un lugar de paso rumbo a los 40°, o más si le dejas.

Pero no solo alcanza una temperatura considerable, sino que, además, lo hace en muy poco tiempo. Ayer, sin ir más lejos, en lo que nos planteamos si adelantar o no la toma del antitermico y preparar un bañito, unos quince minutos, subió un grado y se colocó en 39° sin pestañear.

Después de estos casi tres años, algo he aprendido sobre la fiebre:

    • En principio, la fiebre es tu amiga. Es un mecanismo de defensa, el cuerpo eleva la temperatura para cocer literalmente a las bacterias o virus que te están invadiendo. Así que, en principio, no te alarmes. Que si, que te encuentras fatal, pero ten en cuenta que tu organismo está librando una batalla en tu interior que ríete de la de 300.

 

    • A partir de los 40°,(algo más en realidad), si puede ser peligrosa, el objetivo es no llegar a esta temperatura, pero por debajo, la fiebre y tu sois amigas.

 

    • Si en tu familia hay antecedentes de convulsiones febriles, y la temperatura sube muy rápido, debes estar alerta. La fiebre es tu amiga, pero que entre en casa despacito.
      LittlePadawan es carne de cañón, alcanza mucha temperatura en muy poco tiempo, pero no tenemos antecedentes y aún no ha convulsionado (y no lo va a hacer 💪)

 

    • Para evitar, o posponer, el uso de antitermicos, y controlar la temperatura, puedes recurrir a baños calentitos, nunca jamás fríos, de aproximadamente la misma temperatura que el enfermo. Prueba también a humedecer, con agua y un pañito tobillos, muñecas, sienes, nuca y frente. Nosotros, alguna vez que no se ha dejado ser objeto de tanta manipulación, le hemos mojado un poco el pelo y algo le refresca. El objetivo es bajar la temperatura poco a poco. Y, por supuesto, el jersey de lana fuera 😅

 

    • Con la fiebre se pierde agua a mayor velocidad así que para no agravar el asunto con una deshidratación, es importante beber agua con frecuencia, que no esté fría.

 

    • En menores de 3 meses, una temperatura de más de 38° es motivo de consulta pediátrica, entre otras cosas porque se deshidratan en un plis.

 

    • Si son mayores, no hay por qué acudir al pediatra si sólo hay fiebre, con casi toda probabilidad la exploración será favorable y el diagnóstico un virus. Tras 48 horas alcanzando los 39° si es conveniente ir. Probablemente el veredicto sea el recurrente virus, pero mejor que lo juzgue un profesional.
      A nosotros en esta ocasión, nos han llegado a dar de plazo cinco días, al final ha sido un virus de cuatro días, y menudos cuatro días….

 

Ojocuidao
No soy médico. Sólo una madre que cuenta su experiencia. En internet escribe cualquiera, yo soy un ejemplo 😌, ante cualquier duda, siempre es mejor acudir a un profesional, de carne y hueso.

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Afiseaza emoticoanele Locco.Ro